Compra tus lentes de contacto en línea en Lentematic.com – Envíos a todo México
Header

Nadar con lentes de contacto debe de evitarse siempre para prevenir contaminación bacteriana en tus ojos. Nadar con lentes de contacto puede resultar en infecciones oculares, irritación y potencialmente, condiciones que pueden afectar tu vista como la úlcera corneal, y nadie quiere tener una úlcera corneal, de eso estamos seguros.

Se recomienda que los lentes de contacto no sean expuestos a ningún tipo de agua, incluyendo agua de la llave, agua de alberca, de mar, lagos, jacuzzis, y regaderas. Tus lentes de contacto nunca deben tocar agua, el único líquido adecuado es la solución especial de limpieza diseñada precisamente para el cuidado de tus lentes.

El agua puede ser hogar de un sin número de virus y microbios peligrosos. Uno de los más peligrosos es el llamado Acanthamoeba, el cual puede pegarse a tus lentes de contacto y hacer que la córnea se infecte y se inflame. Esta condición llamada Queratitis por Acanthamoeba, está directamente relacionada con el uso de lentes de contacto en las piscinas y puede causar pérdida permanente de la vista o requerir un transplante de córnea.

Si el agua se te mete a los ojos mientras estás nadando, debes de quitarte inmediatamente tus lentes de contacto, limpiarlos y desinfectarlos para reducir el riesgo de irritación o infección. Y para eliminar el riesgo por completo, es mejor ponerte un nuevo par.

El cuidado adecuado de tus lentes de contacto reduce aun más la posibilidad de contaminación. Recuerda reemplazar tu estuche para los lentes de contacto por lo menos cada tres meses y siempre sigue las recomendaciones de tu especialista de la salud visual.

Los lentes de contacto rígidos, también conocidos como Gas Permeable, nunca deben de utilizarse al nadar ya que es más fácil que se te caigan. Es más difícil que se te caigan los lentes de contacto blandos, sin embargo estos son porosos y pueden absorber químicos y bacteria, incrementando el riesgo de infección e irritación. Además, el agua puede causar que tus lentes de contacto blandos se aprieten en tus ojos causando dolor intenso.

Cuando se te mete agua a los ojos cuando nadas en una alberca, las lágrimas naturales que lubrican tus ojos se eliminan y pueden empeorar condiciones existentes como la resequedad ocular crónica.

Si decides nadar con tus lentes de contacto puestos, los desechables diarios son la opción más segura, ya que están diseñados para ser utilizados y desechados el mismo día, eliminando la necesidad de tener que limpiarlos y desinfectarlos, pero es necesario que los tires inmediatamente después de nadar con ellos para reducir cualquier riesgo de infección.

Siempre consulta a tu especialista de la salud visual si se presenta irritación prolongada de los ojos o sensibilidad a la luz.

Compra tus lentes de contacto en Lentematic.com

Fuente: All About Vision